Compartir

El universo de los superhéroes se ha diversificado y puesto de moda nuevamente gracias a las nuevas adaptaciones que llegan al cine. Cada año salen nuevas películas provenientes, principalmente, de Marvel o DC que dan a conocer nuevos personajes con la intención de generar interés y hacer más películas.

Los superhéroes más populares lo fueron antes de las películas, en muchos casos fueron por caricaturas o cómics que pudimos seguirlos y sentir fascinación por ellos.  Así es como el universo de los superhéroes se fue añadiendo a la sociedad poco a poco hasta convertirse en parte de nuestra cultura e identidad social.

Los más populares los conocemos todos, Superman, Flash, Iron Man, La Mujer Maravilla, Wolverine, Spiderman, Hulk, Capitán América, Linterna Verde y, por supuesto, Batman. El único que no tiene un súper poder como los demás (el poder adquisitivo no te hace superhéroe, necesariamente) es el personaje más icónico de los superhéroes. Se han hecho películas, series, cómics, libros, galerías, videojuegos y atracciones en parques de diversiones de este personaje.

Batman ha sufrido modificaciones a lo largo de su historia, desde su aparición a finales de los 30 hasta la actualidad; optando por una figura mucho más oscura, con una carga moral menor  a la de cualquier otro héroe, con tintes depresivos y alejada de la sociedad. Batman tiene una apariencia más parecida a la de un antihéroe, en ocasiones provoca más miedo a sus enemigos que viceversa y la sociedad no se siente del todo protegida con él.

NO TE PIERDAS

A Batman lo mueve algo diferente que la justicia, la moralidad o la diferencia entre el bien y el mal; a él lo mueve una de las emociones más humas de todas, la venganza. Esa que busca a raíz del asesinato de sus padres y la profunda herida de verlos morir, la muerte que lo llevo a tener una infancia desolada y poco afectiva.

Batman, además de tener a los mejo  res villanos, tiene como enemigo principal al Joker; el personaje del que se sabe poco y del que no se conocen bien sus motivos. Ambos se han enfrentado en innumerables ocasiones y ninguno de los dos ha conseguido ganar, claramente, en la mayoría de los enfrentamientos.

El caballero de noche es el mejor cómic por lo apegado que está a la realidad aunque no lo suficiente para despegarse de la ficción. Batman es el superhéroe que se vale de su conocimiento, fuerza, condición y pocos aliados para vencer; rasgos que lo hacen más grande que cualquier otro y, sobre todo, más humano aunque se empeñe en parecer lo contrario.

NO OLVIDES COMPARTIR LA NOTA Y SEGUIRNOS EN   FACEBOOK Y TWITTER! 

Dejar una respuesta