Compartir

Las aportaciones que hacen los papás a lo largo de nuestra vida son de vital importancia; en la mayoría de los casos nos van a seguir a lo largo de nuestra vida. Esta vez hablaremos en específico de las cosas que haces o que te enseña tu papá (aprovechando el día del padre) y que te convirtieron en mejor persona. Cabe señalar que tengo una hermana por lo que la mayoría de las cosas que describa a continuación aplican para hijos e hijas.

Amor a los deportes

Desde saber el nombre de cada deporte, comprender las reglas, conocer un poco de su historia y el nombre de los jugadores destacados; son cosas que aprendes con tu papá. Elegir un equipo favorito para cada disciplina suele ser por herencia y en su mayoría es por herencia paterna.

 

Andar en bici

Ya fuera con llantitas atrás, regaños, porras o raspones, esa actividad es algo que tu papá suele alentarte a hacer. Pocas cosas en la vida se comparan con aprender a andar en bici, ese momento junto a tu papá en el que pasaste de tenerle miedo a las dos llantas, a poder dominar la bici es algo que se queda en tu mente para siempre.

NO TE PIERDAS

 

Tablas de multiplicar

Tal vez no fue la actividad favorita de todos pero la mayoría aprendimos así. Algunos más listos requirieron poca práctica para aprenderlas y otros tuvimos que poner más empeño. Como fuera, tanto padre como hij@ estaban “obligados” a desempeñar.

 

Manejar

Esta es, probablemente, la actividad en la que haya mayor diversidad de opiniones. Muchos padecieron más con su papá que con el auto, las subidas, los peatones, las señales de tránsito, los policías y hasta con estacionarse. Aunque la experiencia pudo ser dulce o amarga es algo que se recuerda con nostalgia.

 

Ser un caballero

Los valores y principios de una relación suelen darse desde casa, eso es lo que uno va a replicar en cada relación que se tenga. Por lo general las reglas básicas de caballerosidad las aprendemos e imitamos observando a papá; él nos muestra cuando y como debemos comportarnos.

NO TE PIERDAS

 

Hablar de sexo

Tal vez más difícil para ellos que para nosotros, hablar de sexo es una de las conversaciones más importantes que tendrás. Con el tiempo entiendes que ese es el momento en el que la relación padre-hij@ cambió y hubo una confianza y amistad superior a la que pensabas.

 

El cansancio no es excusa

Largas jornadas de trabajo, problemas de muchos tipos y una constante necesidad de ganar más dinero, son algunas de las cosas que vive día a día un papá. Y aún después de eso, hay tiempo para revisar la tarea o salir a jugar. Una muestra de que la paternidad no es para todos.

 

Sabemos que en muchos casos lo anterior no aplica, que no pudieron convivir con su papá por las circunstancias que haya sido. En su caso, más que ofenderlos o provocarles tristes sentimientos, los invitamos a que hagan lo anterior con sus hijos o que busquen que su pareja lo haga. Les aseguro que no hay nada como tener recuerdos con tu papá.

NO OLVIDES COMPARTIR LA NOTA Y SEGUIRNOS EN   FACEBOOK Y TWITTER! 

1 Comentario

  1. Este escritor tienen toda la razón, ser padre es un tema muy especial, más allá de educarnos tienen el deber de prepararnos y eso se logra con compromiso, carácter, disposición, mucho amor y hasta confianza en sí mismos.

Dejar una respuesta