Compartir

Guy Ritchie es el director encargado de llevar esta nueva historia de Rey Arturo, el mismo que dirigió los clásicos Lock & Stock y Snatch: cerdos y diamantes. Esta vez une a buenos actores, excelentes efectos especiales, un soudtcrack limpio y muchas escenas de acción para contar una historia atípica a la del gran rey de Inglaterra.

Mezcla de otras películas como El Señor de los Anillos y 300

El papel protagónico lo tiene Charlie Hunnam, la estrella de la serie, Los Hijos de la Anarquía, le da vida a Arthur Pendragon, un hombre que desconoce su origen y su linaje. Desde niño, Arthur, muestra ser una buena persona con los que lo rodean, un hombre justo y hábil para evadir problemas; fue criado en un burdel y las calles le forman un carácter. Arthur es el heredero al trono, hijo de Uther Pendragon (Eric Bana) rey portador de la mítica espada Excálibur.

Por azares del destino Arthur llega al castillo del rey Vortigen (Jude Law), un tirano ambicioso y despiadado que está en busca de poder, con poco afecto del pueblo. En las faldas del castillo se encuentra una espada hundida en una piedra que nadie ha podido sacar, hasta ahora.

La película tiene una trama diferente a lo que hemos visto, aunque no es mala. Podemos ver la clara conducta de una persona que desea huir de su destino y de escepticismo de ésta por los eventos que lo marcaron.

Los efectos y secuencia son una mezcla de otras películas como El Señor de los Anillos y 300, también tiene algunos tintes similares a los del video juego Assassin’s Creed. Pero son de primer nivel.

NO TE PIERDAS

La velocidad de la película es uno de los mayores aciertos, se concentran más en que veas a los personajes haciendo su trabajo que en explicarlo. El humor de la película y la música de fondo ayudan mucho a que se digiera fácil.

La película cumple con su objetivo principal, entretener al público. Te recomendamos ir a verla y pasar un buen rato.

NO OLVIDES COMPARTIR LA NOTA Y SEGUIRNOS EN   FACEBOOK Y TWITTER! 

Dejar una respuesta