Compartir

Hace un par de días, una carta posteada en la red fue dirigida al director y CEO de Warner Bros. y el contenido no fue nada agradable.

El reclamo fue escrito por el usuario Gracie Law (personaje de Big Trouble In Little China), quien afirmó ser extrabajadora de la compañía y declaró que ya no puede seguir callando su frustración, especialmente después de ver Suicide Squad ya que, a su parecer, no entiende cómo una película protagonizada por Will Smith y Margot Robbie pudo salir mal.

Estaba enojada. Estaba molesta y decepcionada y frustrada también…

La carta inicia con la queja de la más reciente película de DC Cómics, y es en ese momento que se dirige directamente al CEO de Warner Bros., Kevin Tsujihara. Aclara que, aunque ella comprende perfectamente el enojo del público, esta situación es más personal para ella porque está atestiguando la decadencia de una empresa en la que amó trabajar, una caída que empezó en el 2014.

Ese año lo describe como un tiempo terrible, ya que la compañía decidió despedir al 10% de su fuerza laboral y sabía que en cualquier momento podían despedirla también. No lo hicieron, pero los motivos por los que liquidaron a sus colegas son los que la han llevado a publicar la carta.

NO TE PIERDAS

Supuestamente, un día todos los empleados de Warner Bros. recibieron el siguiente mensaje:

Quería que supieran de mi propia boca acerca de los planes para el estudio. En días recientes, hemos empezado a escuchar rumores en la compañía y leído información errónea en la prensa, así que quisiéramos aclarar las cosas. Sé que el trabajo duro y la dedicación de cada empleado alrededor del mundo es la clave del éxito de Warner Bros., por lo que lamento la distracción que esta situación causó en la oficina.

En Warner Bros., trabajamos con los escritores más extraordinarios del mundo, y nuestro enfoque siempre ha sido proveer el ambiente creativo y el financiamiento que necesitan para volver su visión realidad. Ese compromiso no cambiará. De hecho, estamos invirtiendo más que nunca en nuestras producciones cinematográficas y televisivas.
Aunque todos creemos que precisamente eso es lo que debe hacer un estudio de cine, apoyar a los creadores de historias, la queja de Gracie Law radica en que, últimamente, la empresa invierte en error tras error, y los pobres resultados en taquilla no afectan a Zack Snyder o Kevin Tsuhijara, sino a los empleados de finanzas, marketing y sistemas, personas que necesitan sus ingresos más que un productor y director que no ha sabido entregar la producción que se espera de él.

Es increíble que sigan premiando a los que se equivocan una y otra vez…

Aún no hay respuesta de Warner Bros., no sabemos si la habrá, pero lo que hizo Gracie Law no pasará desapercibido en la reputación de la compañía.

NO OLVIDES COMPARTIR LA NOTA Y SEGUIRNOS EN   FACEBOOK Y TWITTER! 

Dejar una respuesta