Compartir

Hace unos días, platicando con un par de amigos, salió al tema una pregunta muy interesante ¿Por qué muchas veces nos cuesta aceptar ciertas situaciones de la vida? Todo esto acompañado de memorias vividas en mi estancia en Morelia: Llegar hace 10 meses a una ciudad donde no conocía nada ni a nadie, perderme en la ciudad por tomar el transporte equivocado, miedo y nervios por no fallar en el trabajo para el que me trajeron, amores y desamores, ¡Vaya! Situaciones casuales de la vida real.

Pero la plática iba más allá de cualquier situación que el universo haya puesto para alguno de nosotros 3 presentes; servía como introducción para hablar sobre alguien en específico: Odín Dupeyron. Admito que en algún momento de mi vida escuche su discurso, pero para ser sincero jamás supe quién era, es más, podríamos toparnos en alguna cafetería y no hubiera sabido quién era la persona en cuestión.

Existen batallas que no son nuestras

Entrado un poco más en el tema, descubrí que Odín había formado parte de una TEDx Talk en Bosques de las Lomas, no quiero ser yo quien les hable de ello por eso se los comparto:

NO TE PIERDAS

Hay mucho de cierto en sus palabras, es real, el optimismo falso lejos de ser un estilo de vida es una imposición que la sociedad, en muchas ocasiones, implanta; trayendo como ejemplo la plática populachera entre amigos ¿Por qué muchas veces nos cuesta aceptar ciertas situaciones? ¿Por qué no aceptar que hay alguien mejor que tú? ¿Por qué no aceptar que tu trabajo no es lo mejor para los demás pero a ti te hace feliz? ¿Por qué no luchar por lo que queremos cuando podemos?

Hay dolores que merecen nuestras lágrimas

Existen batallas que no son nuestras y que en ocasiones no vamos a ganar, pero de eso se trata: de luchar, de ganar, de perder, de reír, de llorar, de aceptar por más absurdo, tonto o difícil que sea; ya lo dijo Odín Dupeyron: “No todo el tiempo podemos estar felices, hay dolores que merecen nuestras lágrimas. Hay corajes que merecen ser gritados” No se trata de ser mediocre o positivo, simplemente los contrastes que tiene la vida están ahí y no se pueden ignorar. No trato de convencer a nadie con esta lectura, simplemente, no tenemos por qué negar los matices de la vida, porque la vida dura solo un momento, un momento que tenemos para disfrutar y que puede durar 15, 24, 50 o 90 años.

NO TE PIERDAS

Al final, lo único que importa es que te sientas bien con tus éxitos y con tus derrotas, todos los sentimientos son y serán la manera perfecta de enfrentar lo imperfecto de nuestras situaciones.

Por Pabs Noh

NO OLVIDES COMPARTIR LA NOTA Y SEGUIRNOS EN   FACEBOOK Y TWITTER! 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here