Compartir

Viernes de odio
BIG BROTHER MÉXICO

  Actualmente vivimos una época donde la televisión carece de mensaje social a la hora de comunicar. A través de programas y refritos basura de otros países se intensifican estas campañas de idiotización de los espectadores logrando que la gente se preocupe por estupideces tan importantes como un trasplante de apéndice.

Todavía hoy es preocupante que algunos de esos programas continúen explotando el morbo y el escándalo, entre esta lista tenemos telebasura como La Academia, La rosa de Guadalupe, Laura en América, Operación triunfo, entre otros, pero el más dañino y chatarra, digno de un lugar en el museo de Ripley es “BIG BROTHER”.

Este fecal concepto de “Telerrealidad” que era un fenómeno televisivo mundial (en alusión a la obra “1984” del Autor George Orwell) que permitía al espectador ser ese gran hermano (big brother) que a todos vigilaba mediante cámaras puestas en cuartos y habitaciones de una casa donde eran encerrados un grupo de personas, ya sea famosas celebridades, pseudo artistas o personas comunes. El servicio de Televisión de paga SKY ofrecía un paquete donde toda la lista de los canales 600-690 eran cada una de las cámaras de la dichosa casa del big brother permitiendo al espectador conocer todo sobre el entorno las 24 horas del día.

Para desgracia de la humanidad después de más de 10 años está de regreso, la convocatoria se ha lanzado teniendo como el canal de información más fuerte a las redes sociales. En nuestro pequeño e inofensivo Mexicali existe un “boom” de individuos que están invadiendo el internet como testigos de Jehovah en domingo por la mañana, limosneando “likes” que solo reflejan un mensaje: “VOTA POR MI, SOY EL MAS ESTUPIDO DE MEXICALI”.  Personas desconocidas entusiasmados por 5 minutos de fama y salir en televisión. Un protagonista de “reality show” extraído de la calle no cobrara lo mismo que alguna “estrella” telenovelera. Los productores no tendrán que gastar dinero en escritores y guionistas, ya que la degradación puesta en pantalla, tienen un menor costo, que abarata la producción e incrementa el rating por el nivel de morbo visto en el “reality show”.

Esta entrada ha sido inspirada después de enterarme que el primer matrimonio homosexual efectuado en Baja California está concursando para ingresar a este show, demeritando la acción desarrollada en materia de derechos humanos y por otra parte despertando sospechas si toda su faramalla de la “boda gay” en realidad era una campaña dentro de su campaña para ingresar a este prestigiado programa.

A todos los que desean participar en estos proyectos deberían de sentarse a pensar si es que su existencia es tan miserable y tan poco valiosa que es mejor ir a humillarse públicamente en televisión que realmente superase personalmente.

Colaborador: M.A.V. Martha Alcaraz Flores
Fuentes consultadas: hazmeelchingadfavor.com, telos.fundaciontelefonica.com, facebook.com/bbmexregresa, gaceta.udg.mx

Dejar una respuesta