Compartir

Para los que nunca nos han gustado los antros no hay nada más desagradable que tener un amigo cercano que se le ocurra festejarse en dichos lugares. Últimamente he fallado a sus celebraciones y prefiero invitarle  un trago o salir a comer en otra ocasión porque la vida me ha enseñado a la mala lo asqueroso que es aguantar ese momento “SALIR DE ANTRO”.

Se le puede escarbar mucho al tema, como por ejemplo desde que llegas al antro y que te quieren cobrar $50.00 por estacionarte en la vía pública, seguido de entrar al lugar y ver gente de lo más chafa de la sociedad mexicalense, incluso hay tribus dentro de los antros como los nerds sin personalidad que están buscando el milagro del amor o quitarse sus eternas ganas, los que andan queriendo quedar bien con una morra y le pichan todo a ella y sus amigas, las chavasrucas que ocultan bajo kilos de make-up su vejez, los batos mamados de gimnasio que buscan conectarse alguna morrita que no haga demasiadas preguntas y entre muchos cabe destacar mi favorito “las gordas de antro”… esas eternas solteronas que se sientan en una mesita con su cubeta de XX Lager y desde que llegan no dejan de publicar “selfies” en facebook con sus “friends”, cabe destacar que son unas maestras o ninjas ya que tales fotografías las toman con una precisión y ángulo tan exacto que esconden lo que no quieren que se vean y hacen caer a cualquier hombre desesperado que no las conozcan personalmente.

Pero el motivo de esta publicación empieza cuando sale el famoso “grupo versátil” y empieza a tocar lo más desagradable del rock en español (el cual de por sí ya es bastante malo), todos brincan y se saben las canciones que durante años han sido las mismas a tal punto que hasta el orden es muy predecible. En ese momento pienso ya valió, porque al escuchar esas torturas se acabó todo tema de conversación por el ruido y solo puedes tomar cerveza cara, ver tocar al grupo y entre canciones ver al imbécil que te dice: está bien cabrón el grupo, toca chilo el de la lira”… Ahí es cuando empieza mi larga y patética noche y justo cuando ya estas a asimilando o fingiendo un poco de simpatía para no verte como el mamón de la fiesta, escuchas que el cantante del grupo empieza a cantar a capela: “Si tú piensas que te han roto la maceta….” En ese momento es cuando digo “ya basta, me tengo que ir” y finjo llamada telefónica y regreso con los mil y un paros que van desde el pariente por el cual ir a la central de camiones, fiesta familiar, mi carnal se quedó tirado, voy a ver el carro, etc.

Para finalizar los dejo con una lista de algunas de las rolas enfadosas que tocan en antros como: “de música ligera, la planta, cuando seas grande, la muralla, devuélveme a mi chica, hombre lobo en parís, oye mi amor, chica de humo, persiana americana, entre dos tierras, cuando pase el temblor, tren al sur, matador, triste canción de amor, sin documentos, el duelo, Martha tiene un marca pasos, Santa Lucia, etc,” si se sienten identificados con alguna y creen que son bien buena “ONDA” por tenerlas en su playlist y en su corazón les comento que no son los únicos en el universo ni tampoco serán los primeros del montón, saludos!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here